Español     English     Deustch  
Hoteles y Apartamentos Villas y Viviendas Vacacionales Turismo Rural Sobre ElHierro.Com
INFO
Qué ver?
Fotografías
Mapa
Historia
Geología
Clima
Flora
Fauna
Economía
Pueblos
Fiestas
Deportes
Gastronomía
Artesanía
TRANSPORTES
Rent a Car
Taxis
Marítimos
Aéreos
Guaguas
LINKS
Lanzarote
Fuerteventura
Gran Canaria
Canarias
FLORA DE EL HIERRO
La vegetación de Canarias tiene una riqueza extraordinaria. Su origen es principalmente mediterráneo, pero cuenta con influencias africanas y del Atlántico sur. Por su situación insular, desempeña un gran papel los endemismos (formas vegetales exclusivas) y las reliquias (vegetación que ocupó grandes extensiones en otras épocas geológicas)

En el Hierro encontramos dos áreas de vegetación claramente diferenciadas y con series de vegetación asociadas a las condiciones climáticas y del suelo. Al norte se encuentran los bosques de laurisilvas, de encinas y hayas, y de coníferas. Al oeste encontramos el Sabinar.

Además existen algunos escasísimos ejemplares de plantas tan famosas como el drago (merece destacarse el famoso ejemplar de Icod, en Tenerife) y la palmera canaria.

 
 

Bosque de Laurisilva: bosque que pervive desde el Jurásico. Son pocos los restos de laurisilva existentes en la isla actualmente. Como etapa de degradación, el fayal-brezal ha pasado a sustituirlo en su mayor parte. Numerosas superficies, sobre todo en el este, fueron transformadas en pastizales y terrenos agrícolas.

La laurisilva se distribuye desde los 300 a los 1.300 metros de altitud en la vertiente norte y es más reducida en la vertiente sur donde sólo se encuentra en altitudes elevadas.

Desempeña un papel fundamental en la protección del suelo y en la infiltración de agua de lluvia, muy importante para los recursos hídricos de esta isla.

Las zonas bajas son mucho más secas, y su escasa vegetación está formada principalmente por plantas crasas y numerosas especies de euforbiáceas: las tabaibas, los cardones (con su característica forma de candelabro), las tuneras (chumberas) y los agaves, estas dos últimas especies no autóctonas.

Carácter sagrado desde tiempos antiguos tiene El Garoé o Árbol Santo, ya adorado por los bimbaches. Por la condensación del agua en sus ramas se producía el fenómeno que se conoce como la lluvia horizontal, que se recogía en la pocita situada bajo el árbol. Esta especie de estanque era suficiente para abastecer a sus pobladores, pues no existía ningún otro depósito de agua potable en la isla. En el año de 1.610 un viento huracanado lo destruyó y en 1.949 se plantó un tilo en el mismo lugar que ocupaba el anterior.
 

En el extremo noroeste está El Sabinar, o lo que queda de un centenario bosque de sabinas las cuales, azotadas por el intenso viento reinante, han crecido desarrollando formas retorcidas.

La sabina es representativa de la isla y ha pasado a formar parte del escudo de El Hierro. Sin embargo, no se deben olvidar otras especies de su variada vegetación como los brezos, las montañas cubiertas de pino canario y los árboles frutales.

Sólo el bosque de pino canario y El Sabinar son monoespecíficos. Los restantes bosques son siempre mixtos, al igual que ocurre en otras zonas de clima subtropical.


El Hierro.com: Reserva de hoteles en El Hierro